Todas las depuradoras de Ibiza menos la de Sant Joan producen aguas demasiado saladas para su reutilización

La reutilización de las aguas depuradas está contemplada en la Directiva Marco del Agua como medida para solucionar los problemas de la escasez de este recurso. Por eso, desde la Alianza por el Agua han recogido los datos sobre salinidad de las aguas depuradas de la isla correspondientes al año pasado. Estos datos se obtuvieron mediante el desarrollo de los Indicadores del Agua 2019 de la Alianza por el Agua, empleando datos de Abaqua. Además, estos son recogidos en el Informe del Observatorio de Sostenibilidad de IbizaPreservation

La reutilización del agua es muy valiosa para la agricultura, dado que puede garantizar este recurso de forma continua gracias a las actuales tecnologías de depuración que permiten obtener agua regenerada de calidad suficiente para ser empleada en diferentes usos como, por ejemplo, el agrícola. Sin embargo, en el caso de Ibiza, los datos muestran que todas las depuradoras de la isla de Ibiza excepto la de Sant Joan de Labritja vierten en algún momento aguas con salinidades por encima del límite apto para su reutilización.

Las depuradoras que mayor volumen de aguas con excesiva salinidad vierten son: Can Bossa, Vila y Santa Eulària. La depuradora de Vila, además, es en la que más salinizadas se encuentran las aguas, hasta 9 veces por encima del límite establecido. Con lo que respecta a la depuradora de Sant Josep, la salinidad de las aguas depuradas parece ir disminuyendo paulatinamente a lo largo del año hasta alcanzar conductividades que sí la harían apta para uso agrícola; debido probablemente a la sustitución del agua subterránea por desalada.

De esta forma, la Alianza por el Agua calcula que un 72,16% de las aguas que salen de las depuradoras en la isla de Ibiza muestran salinidades elevadas, inutilizándolas para su uso agrícola. La causa de la alta salinidad de las aguas depuradas se debe (entre otros) a las deficiencias en la red de alcantarillado; que favorece la entrada de aguas subterráneas con elevadas salinidades en zonas costeras. Además, otros motivos son el vertido ilegal de salmueras de desaladoras privadas a la red municipal, el vertido de aguas residuales industriales, etc.

Ante estos datos, desde la Alianza por el Agua recuerda que, al garantizar el suministro de agua depurada para uso agrícola, se estaría contribuyendo a su vez a asegurar una producción agroalimentaria de calidad y un beneficio económico al sector agrario, que podría contar con una fuente continua de recursos para sacar adelante sus cultivos. Además, la sustitución del consumo de agua subterránea por aguas depuradas permitirá una recuperación de las masas de agua subterránea más rápida. Por ello, desde esta entidad animan a las Administraciones públicas a trabajar por garantizar unas aguas correctamente depuradas aptas para su uso agrícola. Para garantizar la reutilización de las aguas depuradas, se deben aumentar los controles de vertidos a las redes municipales y mejorar la red de alcantarillado para evitar la entrada de las aguas con altas salinidades que inutilizan estas aguas para su uso posterior. Además, se debe impulsar el mantenimiento y puesta en funcionamiento de las infraestructuras construidas y diseñadas para la reutilización de las aguas regeneradas tales como la balsa de Sa Rota.

Todas estas medidas se reflejarán en las aportaciones desde la Alianza por el Agua al Govern para el desarrollo del Plan Hidrológico de les Illes Balears 2021-2027; cuya elaboración se está llevando a cabo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Ir al contenido