Menos presión en los acuíferos pero mayor carga contaminante en el alcantarillado: las luces y sombras de la gestión del agua

El pasado 2020 registró avances y retrocesos en materia de gestión de agua en las Pitiüses. Así se desprende del último balance de la Alianza por el Agua de Ibiza y Formentera. Entre los logros registrados, esta entidad celebra el incremento de uso de agua desalada para reducir la presión sobre los acuíferos para el abastecimiento urbano, así como la ampliación de la depuradora de Santa Eularia y la finalización del tanque de tormentas de Vila en materia de depuración. Sin embargo, la Alianza lamenta que un año más no se resuelvan retos pendientes como el retraso en la finalización de la nueva depuradora de Sa Coma, así como la elevada carga contaminante del alcantarillado municipal que reciben las depuradoras de las Pitiusas.

Asimismo, en materia de abastecimiento, la Alianza por el Agua celebra que la presión de extracción de agua en los acuíferos se ha visto reducida a niveles de la década de los 90 gracias al incremento del consumo de agua desalada por parte de los municipios de Ibiza. En este sentido, desde esta entidad destacan como ejemplo el municipio de Vila que ha cerrado los pozos en invierno, y únicamente utiliza agua subterránea en días de demanda excepcional del verano, posibilitando la recuperación del acuífero de Serra Grossa.

La fuerte caída de consumo de agua de pozo posibilita la recuperación de las reservas hídricas subterráneas y mejorar la resiliencia de la isla frente a periodos de sequías. En este sentido, la Alianza recuerda que la isla se sitúa actualmente en un escenario de prealerta por sequía por baja pluviometría del año 2020.

En lo que se refiere a Formentera, la Alianza destaca positivamente el inicio de las obras de ampliación de la desaladora de Formentera con incremento de la producción de 500 m3 anuales, mejorando la garantía de suministro en la isla.

Sin embargo, pese a los avances registrados en las Pitiüses, la Alianza lamenta que todavía el gran reto pendiente en abastecimiento es reducir las elevadas pérdidas en la red de abastecimiento municipal. Así en el último año las pérdidas en los municipios de Santa Eularia y Sant Josep se sitúan en 40% y 29%, respectivamente, superior al 25% máximo establecido por el Plan Hidrológico de las Islas Baleares. En cambio, para los municipios de Ibiza, Sant Antoni y Sant Joan sus pérdidas se sitúan en 18%, 20% y 19 % respectivamente.

Ante estos datos, desde la Alianza por el Agua se defiende incrementar la inversión en mejoras en la red de abastecimiento y la puesta en marcha de sistemas de telecontrol para disminuir las pérdidas y realizar una detección temprana de fugas. En este sentido, la Alianza considera muy positiva la reciente noticia de la mejora de las redes del municipio de Sant Josep.

Asimismo, en lo referido saneamiento, la Alianza celebra la finalización y ampliación de la depuradora de Santa Eulària y el inicio de obras de las depuradoras de Can Bossa y Sant Josep por parte del Govern Balear. Estas inversiones son necesarias para poder garantizar unas aguas depuradas de calidad. Además, en el año 2020 sobresale la finalización de las obras del tanque de tormentas del puerto de Ibiza por parte del Ministerio de Transición Ecológica, que se espera acabe con los recurrentes vertidos que se producían en el puerto de Ibiza.

En Formentera, también ha resultado un año positivo en materia de reutilización este 2020 gracias al adecuado funcionamiento de la balsa de riego de aguas regeneradas que ha proporcionado agua de calidad. Desde la Alianza, destaca este proyecto como ejemplo para cerrar el ciclo del agua y el suministro de agua para la agricultura, tan necesario en el actual contexto de emergencia climática y de sequías recurrentes. En este sentido, la Alianza lamenta que la balsa de riego con aguas regeneradas de sa Rota en el municipio de Santa Eulària todavía no se haya puesto en marcha.

La Alianza lamenta también que perduren los problemas en materia de saneamiento y depuración en la isla de Ibiza. Así reclaman la finalización de la depuradora de Ibiza que por parte del Ministerio de Transición Ecológica que acumula un elevado retraso. Esta depuradora causa el grave vertido de aguas deficientemente depuradas al medio marino, que suponen un 44% del caudal total de todas las depuradoras de la isla de Ibiza. En este sentido, está pendiente la ejecución de las obras de conducción de conexión de la depuradora y se prevé que la depuradora no se ponga en marcha hasta el año 2023.

Por otro lado, la Alianza denuncia la elevada carga contaminante de las aguas del alcantarillado municipal reciben las depuradoras de las islas. Así, más del 60% del caudal de aguas residuales del alcantarillado incumplen la normativa del Plan Hidrológico de las Islas Baleares dificultando la adecuada depuración. Además, la mayor proporción del agua del alcantarillado es salobre por el mal estado del alcantarillado que sufre la entrada de agua subterránea salina. Por ello, la Alianza reclama un mayor control en la red de alcantarillado municipal, así como la redacción de un Plan Director de Alcantarillado municipal, tal y como ha propuesto para el nuevo Plan Hidrológico para 2021.

Además, a lo largo de este 2020 se abrió la participación en el Plan Hidrológico de las Islas Baleares de tercer ciclo, que plasma las pautas a seguir en materia de gestión de las aguas para los próximos 6 años (2021-2027). La Alianza por el Agua ha participado en estas dos etapas de participación, para los Documentos Iniciales y el Esquema Provisional de Temas Importantes. Estos documentos son la base del Plan y en ellos se basarán para su desarrollo. Además, la Alianza celebra que desde el Govern se hayan coordinado mesas de trabajo de los diferentes temas, haciendo un ejercicio de participación para todos los interesados.

Ante todo ello, para este año 2021, la Alianza se propone como objetivo para las islas el impulso de las ordenanzas municipales de ahorro del agua por parte de los municipios de las Pitiusas. En este sentido, desde la Alianza se valora muy positivamente que en la actualidad San José ya disponga de esta Ordenanza y Santa Eulària aprobó y está dando los primeros pasos para su desarrollo. Estas ordenanzas son una herramienta fundamental para ahorro de agua y reutilización de las aguas grises en viviendas y edificios. Tanto las Ordenanzas para el Ahorro del Agua, como los Planes directores de Alcantarillado forman parte de los objetivos del Pacto por el Agua, impulsado por la Alianza por el Agua y firmado por todos los partidos políticos en el año 2019.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Ir al contenido