La Alianza por el Agua reclama el uso de agua regenerada de depuradora para la refrigeración de la central eléctrica de Ibiza.

La Alianza por el Agua reclama que la central eléctrica haga uso de agua regenerada de la depuradora de Ibiza en lugar de agua destinada para abastecimiento urbano y en ningún caso consuma agua de pozo abastecida con camiones como está realizando durante estos días. La actual situación que se está produciendo donde el servicio municipal de agua de Ibiza no puede abastecer a la central eléctrica y que ha provocado que la central eléctrica consuma agua de pozo manifiesta el elevado consumo urbano de agua en el periodo estival y la necesidad del uso de fuentes de agua alternativas a los acuíferos sobreexplotados.

El consumo de agua de la central eléctrica es requerido para refrigerar los motores y reducir las emisiones de CO2 para cumplir las normativas de calidad medioambiental y posteriormente se vierte al mar. La Alianza por el Agua estima que el agua de abastecimiento urbano de Ibiza que es agua desalada y por tanto de elevado coste energético y económico para su producción no debe utilizarse para refrigerar la central eléctrica dado que finalmente se vierte al mar.

Por ello, la Alianza por el Agua exige que la central eléctrica debería emplear agua regenerada de la depuradora de Ibiza que está localizada a poco cientos de metros de la central eléctrica. Mientras no se produzca este cambio necesario, la Alianza por el Agua estima que el municipio de Ibiza podría abastecerse adicionalmente de la desaladora de Santa Eulària a través del anillo de interconexión hidráulico de la isla durante los periodos de elevada demanda estival, dado que en la actualidad la desaladora de Santa Eulària está infrautilizada produciendo un 1 hm3 cuando tiene una capacidad de 5 hm3.

En ningún caso, la central eléctrica debería consumir agua de los acuíferos de Ibiza. La Alianza por el Agua recuerda el grave estado de sobreexplotación de los acuíferos de Ibiza con 11 de las 16 masas de agua subterránea sobreexplotadas o salinizadas. Además, el índice de sequía de junio indica que la isla de Ibiza está cerca de una situación de prealerta de sequía. Este riesgo de sequía continuará mientras no se reduzca la presión sobre los acuíferos priorizando otros recursos disponibles alternativos como es el agua desalada y el agua regenerada. La isla de Ibiza tiene estos recursos disponibles con una nueva desaladora de Santa Eulària con una capacidad de producir hasta 5 hm3 anuales y además un caudal de agua depurada de 7,1 hm3 anuales que potencialmente se podría utilizar para usos agrícolas, limpieza viaria y riego de zonas verdes así como satisfacer las demandas de la central eléctrica.

Ir al contenido