SEQUÍA HIDROLÓGICA

Biblioteca

Claves

  • Ibiza entró en prealerta por sequía en octubre de 2020; manteniéndose en prealerta el resto del año. Es el tercer año consecutivo en el que la isla de Ibiza entra en prealerta por sequía tras el verano.
  • El índice de sequía en Formentera ha tenido fluctuaciones muy acusadas en comparación con la isla de Ibiza; pero con tendencia a una recuperación de sus recursos hídricos. A lo largo de este 2020 sus reservas hídricas se han mantenido en situación de normalidad.
  • En Ibiza, más de la mitad de los años estudiados se ha decretado la prealerta por sequía o la alerta por sequía.
  • En Formentera, 2020 ha sido el primer año en el que todos los registros se han mantenido dentro del rango de normalidad en toda la serie.
DefiniciónEvolución del índice de sequía hidrológica.
MetodologíaEste indicador pretende analizar la variación del índice de sequía hidrológica (IeUD) durante el último decenio.

La sequía hidrológica se define como la disminución de la disponibilidad de agua potable (superficial y subterránea).

El estado de sequía se establece mediante las medidas de los niveles piezométricos (profundidad del agua subterránea), los volúmenes drenados por las fuentes y los volúmenes almacenados en los embalses.

Este índice es igual a la media aritmética de los índices de estado de cada uno de los resultados obtenidos en cada unidad de análisis (en este caso, los pozos de cada Unidad de Demanda o UD) de acuerdo al Proyecto del Plan especial de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía en las Illes Balears, 02/01/2017.

UnidadesIeUD (Índice de sequía hidrológica)
TemporalidadMensual
Escala geográficaInsular (Pitiusas)
Fuentes de informaciónGovern de les Illes Balears: Direcció General de Recursos Hídrics.
ObservacionesEl índice distingue 4 zonas según el estado de los recursos hídricos: Zona de normalidad, zona de prealerta, zona de alerta y por último zona de emergencia.

Resultados

En la última década Ibiza ha entrado en prealerta por sequía en noviembre de 2012, en alerta en agosto de 2014, encontrándose en prealerta a lo largo de todo el invierno hasta agosto de 2015; cuando vuelve a entrar en alerta por sequía hasta febrero de 2017. En septiembre de 2018 se decretó la prealerta por sequía, recuperándose la normalidad durante el invierno y por último en agosto de 2019; habiéndose recuperado la normalidad en enero de 2020. Por último, con respecto a 2020, Ibiza ha entrado en prealerta por sequía en octubre; manteniéndose así todo el año. Es decir, en la última década se han dado tres periodos breves entrando en prealerta por sequía -coincidiendo con el final de la temporada estival, y por tanto mayor explotación de los recursos subterráneos y menor pluviometría-; y un periodo de mayor duración, a lo largo del cual se entró en tres ocasiones en alerta por sequía. El descenso en la presión humana en la isla de Ibiza y el mayor consumo de agua desalada no han evitado la entrada en prealerta por sequía (Figura 1).

En el caso de Formentera, un registro continuo se comienza a tener a partir de 2012. Durante estos años el índice de sequía ha tenido fluctuaciones muy acusadas en comparación con las de Ibiza. Se alternan los índices muy variables a lo largo de todo el año; sin mostrar ningún tipo de estacionalidad o patrón concreto. Se entró en prealerta de sequía en abril de 2012, saliendo de la misma en octubre de 2012; por otro lado, se alcanza nuevamente la prealerta en junio de 2013, saliendo de la misma en octubre de 2013. En mayo de 2014 se vuelve a entrar en prealerta por sequía y se sale en enero de 2015. Suceden ciertos saltos en el registro que imposibilitan comprender qué eventos se dieron. A partir de este salto en el registro no se ha alcanzado la prealerta en ningún otro momento. Es decir, en Formentera en los últimos tres años se ha entrado tres veces en prealerta por sequía (Figura 2). Este 2020 Formentera se ha mantenido en estado de normalidad, y observando a grandes rasgos la tendencia de las reservas, parece que éstas van aumentando debido al incremento en el consumo de agua desalada y consecuentemente menor presión sobre las masas de agua subterráneas.

Es decir, en el último decenio Ibiza únicamente ha tenido 4 años en los cuales el índice se encuentre en todo el registro dentro de la normalidad y en el caso de Formentera este 2020 ha sido el primer año en el que los valores se han mantenido dentro de la normalidad de forma continuada.

Figura 1. Evolución del índice de sequía hidrológica en Ibiza (2009-2020). (Fuente: Govern de les Illes Balears).

Figura 2. Evolución del índice de sequía hidrológica en Formentera (2009-2020). (Fuente: Govern de les Illes Balears).

Ir al contenido