El agua que no se ve

Biblioteca

Nuestra huella hídrica es el gasto de agua necesario para fabricar los productos que compramos. Los ciudadanos consumimos mucha agua para beber, cocinar y lavar, pero mucha más para la producción de alimentos y ropa. La ropa que vestimos cada día requiere de media 15.000 litros para su fabricación.

Todos los productos que usamos diariamente consumen, de manera directa o indirecta, un volumen de agua. El impacto generado para cada producto es diferente, por el que está en nuestras manos elegir productos con menor impacto, mediante la compra responsable y de productos de proximidad.

Ir al contenido