¿Qué es la Alianza?

LA ALIANZA


La Alianza por la gestión sostenible del agua en Ibiza y Formentera es un espacio para el diálogo, la transparencia y la construcción de consensos entre todos los actores que representan intereses colectivos en la gestión del agua en Ibiza y Formentera.

La Alianza está conformada por representantes de instituciones públicas, de entes privados, de la sociedad civil y del sector agrícola y tiene como objetivo común promover la gestión integrada de las aguas dulces.

Periódicamente se irán convocando reuniones plenarias con todos los representantes de la Alianza para trabajar sobre los puntos en común y para dar cuenta del trabajo que realicen los grupos de trabajo específicos.
A pesar de que en la Alianza se encuentran representados intereses colectivos se trabajará para consolidar la participación de otros actores y particulares interesados por la gestión del agua. Por ello, la Alianza invita a todas los colectivos, instituciones e organizaciones interesadas en formar parte a acercarse para construir conjuntamente el futuro del agua en las Islas.

Con este objetivo, se reconoce que:

  • El abastecimiento de agua es un servicio de interés general y social.
  • La política ambiental comunitaria debe contribuir a la conservación, la protección y la mejora de la calidad del medio ambiente, y a la utilización prudente y racional de los recursos naturales.
  • Existen condiciones y necesidades diversas que requieren soluciones específicas.
  • Las decisiones deben tomarse en el nivel más próximo posible a los lugares donde el agua es usada o se halla degradada.
  • Es necesaria una mayor integración de la protección y la gestión sostenible del agua en otros ámbitos políticos comunitarios como la energía, la agricultura y la pesca.
  • Son precisos principios destinados a mejorar la protección de las aguas comunitarias en sus aspectos cuantitativos y cualitativos, su uso sostenible, proteger los ecosistemas acuáticos, terrestres y los humedales que dependen directamente de ellos.
  • Garantizar la buena calidad del agua contribuirá a garantizar el abastecimiento de agua potable a la población.
  • El buen estado de las aguas debe perseguirse en cada cuenca hidrográfica, de modo que se coordinen las medidas relativas a las aguas superficiales y las aguas subterráneas pertenecientes al mismo sistema ecológico, hidrológico e hidrogeológico.
  • El principio de recuperación de los costes de los servicios relacionados con el agua, incluidos los costes medioambientales y los relativos a los recursos asociados a los daños o a los efectos adversos sobre el medio acuático, deben tenerse en cuenta, particularmente en virtud del principio de que ≪quien contamina paga≫.
  • En cuanto a los aspectos cuantitativos del agua, deben establecerse principios generales a fin de garantizar la sostenibilidad medioambiental de los sistemas afectados.
  • Ha de garantizarse la plena aplicación y el cumplimiento de la legislación medioambiental vigente relativa a la protección de las agua dulces.

ANTECEDENTES.

En 2015, después de unos años de sequía en la isla de Ibiza y tras el sentir social de que la problemática que rodeaba la gestión del agua debía ser abordada con urgencia, la Fundación para la Conservación de Ibiza y Formentera (Ibiza Preservation Fund) financió el estudio Análisis de la Gestión del Agua en Ibiza, coordinado por especialistas del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universitat de les Illes Balears y con la participación local de técnicos del GEN/GOB. En este estudio, además de describir la grave situación general de los recursos hídricos en la isla de Ibiza se proponen diez propuestas para mejorar su gestión.
En concreto se propone:

1. Priorizar las conducciones de agua desalada hacia el Sur.
2. Declarar sobreexplotados los acuíferos de Serra Grossa.
3. Infiltrar agua desalada en los acuíferos de Serra Grossa,Sant Antoni y es Canar.
4. Identificar y evitar las entradas de aguas salobres o marinas en el alcantarillado, especialmente en Vila, Santa Eulalia y Sant Josep.
5. Separación de las aguas pluviales del alcantarillado (especialmente en las poblaciones usuarias de la depuradora de Vila).
6. Utilización de las aguas depuradas.
7. Unificar los emisarios de agua desalada y depurada en Talamanca.
8. Reducir las pérdidas de las tuberías de distribución a niveles razonables, prioritariamente en las zonas turísticas de Sant Josep.
9. Crear y mantener campañas de ahorro de agua.
10. Adaptar normativas y planeamientos urbanísticos a la sostenibilidad del recurso.
Tras la presentación de los resultados del estudio, y tras el éxito del trabajo común de la Alianza Mar Blava, se decidió por parte del Fondo para la Conservación de Ibiza y Formentera y la organización Eivissa SOS Aigua empezar una rueda de contactos con los representantes de los diferentes sectores, sociales, institucionales, privados y agrícolas para valorar la posibilidad y el interés de crear un espacio en el que de forma conjunta se trabajase para mejorar la gestión de las aguas dulces en Ibiza y Formentera que integrase la perspectiva de desarrollo sostenible. Esta perspectiva nos permite tomar en consideración el hecho de que las cuestiones vinculadas a la preservación, la gestión, la utilización y el acceso al agua están interconectadas y que sus relaciones son dinámicas. Este abordaje desde la Alianza y con todos los actores representados nos permitirá abordar la gestión del agua desde un enfoque integral e integrador que reconozca que las causas del quebrantamiento ecológico de los recursos hídricos frente al que nos encontramos se debe a múltiples factores: extracción masiva de agua subterránea, drástica alteración de los regímenes naturales y ruptura de la continuidad del ciclo integral del agua; deforestación masiva y menor infiltración a los acuíferos y menor capacidad de carga; contaminación de las masas de agua derivada del vertido directo al medio natural de las aguas residuales, falta de depuración y reutilización, son algunos de los impactos que alteran el ciclo integral del agua hoy en día a nuestras islas.