Alianza / Observatorio del Agua / La Alianza por el Agua destaca en su balance 2018 el logro de la puesta en marcha de la desaladora de Santa Eulària y el fracaso del saneamiento en la isla de Ibiza

La Alianza por el Agua ha realizado una valoración desigual de la gestión del agua para el año 2018 en las Pitiusas. Los principales logros han sido la puesta en marcha de la desaladora de Santa Eulària, la puesta en marcha de la balsa de riego de agua regenerada de Formentera, el desmantelamiento de la desaladora del pozo sobreexplotado y salinizado de Ses Eres y la implantación del sistema de telelectura de contadores inteligentes de agua por parte del Consell de Formentera y Aqualia.

El 4 de julio se puso en marcha la desaladora de Santa Eularia después de estar 4 años paralizada desde su finalización. La Alianza por el Agua defiende el uso prioritario obligatorio de agua desalada para reducir al máximo posible el uso de pozos de abastecimiento urbano y conseguir reducir la sobreexplotación actual de los acuíferos de la isla. En este sentido, la Alianza por el Agua celebra que los Ayuntamientos de Sant Joan y Santa Eulària hayan empezado a consumir agua desalada este verano con un consumo previsto para el año 2018 del 75% y 22% de agua desalada en cada municipio respectivamente.

La puesta en marcha de la balsa de riego de agua regenerada de Formentera supone otro hito en la mejora de la gestión del agua en la isla de Formentera. La balsa ha comenzado a funcionar diez años después de acabadas las obras. De esta manera se cierra el ciclo del agua en Formentera mediante la reutilización de agua depurada y se potencia la agricultura en la isla pitiusa menor.

También, la Alianza por el Agua valora muy positivamente el desmantelamiento de la desaladora del pozo de Ses Eres. Este pozo suministraba agua al término municipal de Sant Josep y requería esta desaladora portátil por el grado de sobreexplotación y salinización del acuífero. Esta infraestructura estuvo en funcionamiento “provisionalmente” durante 10 años agotando el acuífero y requiriendo su desalación dado el elevado contenido en sales.

Finalmente, se debe destacar la mejora del servicio municipal del Agua promovido por el Consell de Formentera y Aqualia denominado SMART WATER ISLAND. Se trata de un sistema de telelectura de contadores inteligentes de agua que  permite la lectura de los contadores del agua en tiempo real, mejorando la información al cliente y la eficiencia de la red.

En relación a las cuestiones negativas en el año 2018, la Alianza por el Agua destaca el deficiente saneamiento de las principales depuradoras de la isla de Ibiza. A ello se suma, la aprobación del nuevo Plan Hidrológico de las Islas Baleares que no ha respondido a los problemas que afectan a las islas tales como mejora de las depuradoras, substitución de emisarios obsoletos e impulso de infraestructuras para la reutilización del agua depurada.

Voluntarios de la Alianza realizaron dos inmersiones en verano para evaluar los vertidos del emisario submarino de la de Playa den Bossa. Este emisario submarino vierte las aguas de la depuradora de Can Bossa de titularidad de la empresa pública ABAQUA del Govern Balear. Los resultados de los análisis de agua mostraron niveles superiores de los parámetros establecidos de calidad de aguas depuradas. Estos resultados evidencian el deficiente funcionamiento de la depuradora de Can Bossa en el periodo estival cuando se produce la mayor presión humana en la isla de Ibiza. La Alianza por el Agua también denunció el mal estado del emisario submarino con roturas en varios tramos tal y como muestran las imágenes del video que se grabó.

Así mismo, se debe destacar que en la isla de Ibiza se vierte al mar el 40 % de sus aguas residuales depuradas deficientemente, de acuerdo al reciente estudio realizado por la organización ecologista GEN. Esta situación se produce por el gran retraso que tiene la nueva depuradora de la ciudad de Ibiza. En este sentido, las aguas costeras son uno de los principales recursos turísticos de la isla y la Alianza por el Agua exige que el Govern de les Illes Balears como autoridad competente garantice su calidad.

Por otro lado, la Alianza por el agua destaca el deficiente Plan Hidrológico aprobado de las Islas Baleares dado que no incluye todas las medidas necesarias para la mejora de la gestión del agua en las Pitiusas. La principal petición no atendida por el Govern Balear ha sido el uso prioritario obligatorio de agua desalada para revertir la grave situación de sobreexplotación de los acuíferos. En particular, la desaladora de Santa Eulària está construida para producir 5 hm3 al año pero actualmente únicamente es posible emplear 1 hm3. Finalmente, el plan hidrológico no ha incluido la substitución de los emisarios submarinos de Santa Eulària, Playa den Bossa y Formentera que son de fibrocemento y han superado su vida útil de más de 40 años de antigüedad.

La Alianza por el Agua promoverá este año 2019 la firma de un acuerdo de todos los partidos políticos para revertir la situación actual para garantizar las mejoras necesarias que garanticen un abastecimiento y saneamiento de calidad, la recuperación de los acuíferos, el fomento de la reutilización de agua depurada y la mejora de los ecosistemas acuáticos.