Alicia Morales (Presidenta de la Alianza por el Agua)

Todos hemos oído hablar de las Cabañuelas, así como de otros métodos para intentar adivinar la climatología del año que vendrá. Alguno de estos métodos tradicionales indican que los primeros doce días de enero señalan la climatología anual, correspondiéndose cada uno de ellos con los meses del año. Desde el sector agrícola esperamos que este sistema de predicción no sea efectivo ni fidedigno, porque de lo contrario, nos enfrentamos a un año con una falta de lluvias muy importante, que nos llevaría, sin dudas, a una fuerte sequía y todas sus consecuencias. Sabemos que la sequía es un fenómeno natural cíclico, donde se alternan épocas más lluviosas con épocas más secas. En este sentido, la última sequía sufrida en Ibiza aún está muy presente entre nosotros por el fuerte perjuicio que ocasionó en la actividad agrícola.

Leer artículo completo aquí