Buenas prácticas en tecnologías sostenibles


Tratamiento ecológico del agua.

Uno de los mayores problemas que tenemos en Ibiza es el alto grado de dureza del agua, que en algunos casos es extremo. La dureza es consecuencia del alto contenido en sales de calcio y magnesio, que al cristalizar crean incrustaciones de cal en las superficies de tubería, calderas, grifos y cualquier superficie que entre en contacto con el agua. Estas incrustaciones son difíciles de eliminar, y normalmente se utilizan ácidos y productos químicos muy contaminantes y agresivos, que corroen los equipos y circuitos y contaminan las aguas residuales.